Háblale bonito a tu mente

Decirle a tu mente cosas lindas

A diario tratarse con amor y decirte cosas como: “todo va a estar bien”, o “vamos a salir de esto...” o “vos sos únic@ y maravillos@, no te olvides” tiene importantes beneficios para nuestro bienestar y autoestima.

Sin embargo, esta amorosa conversación no siempre se da y por el contrario sólo tiene lugar esa que nos susurra: “todo lo haces mal, no servís para nada” o “siempre la misma tonta”…

¿Entonces?, ¡Evitémosla! Ya que esos beneficios sólo serán posibles si somos capaces primero de controlar la conversación interna negativa.

Decirle a tu mente cosas bonitas es convertirte en tu mejor amig@ y no en tu peor enemig@

Te comparto el modo en que definió Sócrates a los pensamientos: “son una conversación honesta que alma tiene consigo misma”. Procuremos entonces no lastimarla, cuidarla como el bien preciado que es y hablar con ella amorosamente, de forma positiva y constructiva.


¡Ya basta de avergonzarte por hablar contigo en voz alta! y empezá hoy mismo a sacarle el máximo partido


Veamos 4 formas positivas para hablar contigo


1. Pensar en voz alta tus opciones

¡Ideal!, sobre todo si te está costando tomar alguna decisión, cuando te encuentras en una encrucijada y te resulta difícil el proceso de elección. Escuchar lo que pensás, te ayudará a poner tus ideas en orden más fácilmente, ver con más claridad las alternativas posibles y lograr tomar la decisión que te haga sentir mejor.

2. Motivarte

Es una buena forma de alentarte a hacer cosas que quizás no tenés muchas ganas de hacer, pero que son necesarias.

Algunos ejemplos:

-“buenos días, ¿Qué tal si hoy aprovechamos para ordenar el placard?”.

-“hola, hoy sin falta voy a llamar al contador para poner en orden mis papeles”.

-“¡ánimo! Que podés hacerlo porque te preparaste para este momento”.


3. Felicitarte

La mayoría de las personas no son conscientes o ni siquiera registran los pequeños logros que van alcanzando y esperan cumplidos de los demás. Sin embargo. si te los mereces, siempre podés regalarte esos cumplidos a vos mism@ y disfrutar de aquello que conseguiste.

¿Acaso esos logros pequeños o grandes no se merece un: “¡felicitaciones, buen trabajo!”?

¡Obvio que sí! los peques suelen escuchar este tipo de cosas todo el tiempo, y los adultos... casi nunca. ¡A corregir eso ahora!


4. Establecer objetivos

Hacer una lista de nuestros objetivos está muy bien, aunque decirlo en voz alta puede ayudarte a concentrar tu atención, a fortalecer el mensaje, a manejar tus emociones y a eliminar las distracciones.

¿Acaso los atletas profesionales no lo hacen todo el tiempo?, Sí y les funciona


¡Siempre va a ser una compañía para vos mism@!, entonces conversá contigo respetuosamente, sin dejarte de lado.


Y tranquil@, ¡no es un signo de locura! Al contrario…


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo