candeleros

SOMOS ENERGÍA

LA ENERGÍA

La energía no se crea ni se destruye, se transforma.

Todo es energía y la energía está en todo, ¡incluso en nosotros!

Hagamos un poco de historia...

Corría el año 1905 cuando  Albert Einstein formula la  famosa ecuación: 

E=mc2 

 Así revolucionó la interpretación acerca del Universo.

Veamos en  palabras más claras, dicha fórmula expresa que :

 materia y energía se convierten en conceptos intercambiables, ya que la energía da lugar a la materia y la materia da lugar a la energía.

Pero, luego hace su entrada, la Física Cuántica y todo  toma un giro distinto.  

La física cuántica observó que toda la realidad es: ¡vibración energética!

"Vivimos en un mundo energético"

El universo es un gigantesco campo de energía formado por la vibración de todo lo que en él existe y los  seres humanos interactuamos con este campo universal a través de un campo energético propio, conformado por diferentes  planos o frecuencias de energía que precisan de una determinada vibración para mantenerse vital y saludable.

La energía vital

Todos los procesos de nuestra existencia demandan energía, a la que llamaremos: energía vital.

Esta energía vital se desgasta y se renueva cada día, pero no siempre es suficiente.

Un día complicado o una mala noche o un disgusto imprevisto, el estrés, una alimentación descuidada, pueden hacer que nuestra energía se gaste más velozmente. Y también que no se recargue como es debido, reduciendo así el resto de nuestros procesos y sintiéndonos cansados y desequilibrados.

 

Hoy, sabemos con evidencia científica que: 

todo en el universo es energía en diferentes estados,

vibrando a una determinada frecuencia.

Este concepto de vibrar lo dividiremos en:

1-     aquello que vibra o resuena a poca frecuencia y es más sólido =  Cuerpo Físico

2-     aquello que vibra muy rápido, a una frecuencia muy alta, es más “etéreo”. = Cuerpo Etéreo

 Este concepto es importante para entender mejor que además del cuerpo físico tenemos un cuerpo energético que no vemos a simple vista.

La trilogía de cuerpo-mente-espíritu diríamos que es una máquina preparada para asumir los diferentes procesos fisiológicos, mentales y emocionales de nuestra vida diaria. Dichos procesos son llevados a cabo con energía, la energía vital, que gestionamos para atender los procesos cotidianos, la cual es limitada.

 

Diariamente recuperamos esa energía mediante:

a) el descanso (sueño)

b) el aire (la respiración)

c) el contacto con la naturaleza y la luz solar

d) la alimentación.

Estos son  elementos primarios, básicos y necesarios para la gestión de nuestra energía, la buena noticia es ,

que contamos con más formas de activar, mejorar y elevar nuestra energía y el hecho de contar con estas herramientas, conocerlas y aplicarlas a lo largo de nuestra vida será de gran utilidad para nuestro desarrollo personal y crecimiento interior.

De esto se desprende lo importante que es cuidar nuestro sistema energético para conseguir estar en unas condiciones óptimas de salud, no sólo a nivel físico sino también a nivel mental, emocional y espiritual.

Esta energía fluye a través de los meridianos, también llamados canales energéticos, y contribuye al buen funcionamiento de todos nuestros órganos y sistemas.

Nuestro sistema energético, es bastante complejo y requiere de un aprendizaje por separado, pero si es importante que logres tomar conciencia de él. Sugerencia: lee Nuestro Sistema Energético en el blog

 

Desde luego, no lo podemos ver a simple vista, como tampoco vemos nuestros otros sistemas.

Pero eso no significa que no exista.

energía vital

Continúa descubriendo